• Don V.

Ahora que...



Existe en mi persona un lenguaje profesado que va más allá de mis palabras.


Si me detengo a pensar un segundo, puedo ver el kilombo que tenemos alrededor del concepto "amor", basicamente, porque se nos impone, a una emoción de las mas puras, normas sociales e intereses económicos que generan una gran distorsión.


En la actualidad, crero entender que para amar es necesario un proceso en el que X vínculo se vaya estableciendo progresivamente. Que como buen filosofo (?), podría graficarlo con los siguientes pasos:


- Te conozco.

- Te entiendo.

- Te acepto.

- Te quiero.


En donde, cualquier modificación y/o ausencia de algunos de estos sucede, zacate, te cabe la toxicidad.


Otro detalle, no menor, es como lo expresamos, y de esto puedo concluir en el siguiente axioma: El amor se expresa mediante la relación, el contacto y la intimidad.


Una charla en la que podes ser vos mismo, sin ningún tipo de filtro, de intereses cruzados, un beso, un abrazo, largo, apretado, silencioso, suspiros inexplicables, caricias, compartir una noticia y festejar juntos, el sexo, importantisimo, pero desde una conexión mucho mas sentimental que corporal.


Como en el resto de aspectos que incorporamos del "deber ser" cultural, siempre, pero siempre van a aparecer "mensajes limitantes" sobre el amor, pero generalmente son el resultado de experiencias que nada tienen que ver con nosotros.


Elegi afrontar el amor tanto horizontal como vertical. Cuando me olvide de mis propias necesidades, de cuidarme y valorarme, casi con total seguridad, presente multitud de síntomas impidiendo(me) ser feliz o al menos tener momentos felices.


El amor hacia uno mismo está muy mal visto, ya que simplemente se relacionan con el egoísmo y el narcisismo. Esta confusión viene por el bardo generalizado que tenemos respecto a las emociones y, en este caso, tiñe al amor propio en elementos tóxicos que nada tienen que ver con mi realidad.


El amor hacia uno mismo, no implica caer en la sensación de superioridad, ni pensar solamente en uno mismo. Todo lo contrario, cuando realmente nos queremos, dejamos de percibir tan amenazantes al resto, dejamos de competir para colaborar, ayudar y cooperar. Si tenemos claro que todos somos valiosos, jamas vamos a depender de buscar la aprobación y el alago ajeno.


Simplemente vamos a amar tanto, tan puro, tan intenso, pero de una manera totalmente sana, sintiéndonos plenos, que estamos en el lugar correcto, con la blondie correcta, que si te infla el pecho de orgullo por compartir tiempo con la persona que te enseño todos estos papiros, te va a generar una sensación de bienestar infinito, bah, es implemente amor.


- Ivan Noble

80 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo